dekalb 500 eggs niels quicken layers people

Publicado el 19 de Agosto de 2017

Las «atletas de élite» Dekalb ponen 503,7 huevos para Niels Quicken

Se requiere atención al detalle para recoger más de 500 huevos, como explica Niels Quicken a continuación

Niels Quicken, un productor de huevos de los Países Bajos, recogió recientemente 503,7 huevos por ave alojada  de su pavada  Dekalb White. Un gran logro por el que recibió un reconocimiento  de Jeroen Visscher  genetista de Hendrix Genetics.  Niels señala que lo que se necesita para recoger más de 500 huevos es «mucha atención al detalle cada día».

La parvada  Dekalb White,  alojada  en sistema aviar y nacida  el 6 de abril de 2015, produjo 503,7 huevos hasta las 99 semanas de edad, con una tasa de supervivencia del 95 %. Niels Quicken, de 30 años de edad y procedente de una familia sin experiencia empresarial agrícola, siente pasión por las gallinas ponedoras, que comenzó cuando estaba realizando trabajos a tiempo parcial en esta industria . Ahora, está a punto de hacerse cargo de una granja de producción de huevos en Oirlo, en los Países Bajos. Ya ha estado encargado del cuidado de ocho parvadas  aquí, manteniendo las tres últimas durante 100 semanas. Las primeras dos parvadas  también eran Dekalb, seguidas de otras líneas . Niels comentó: «Buscaba una organización dedicada a la cría que se adaptara a mis intereses. Los contactos del club del estudio me llevaron hasta Vepymo y, hasta ahora, ha sido una buena experiencia». 

Niels está muy contento con la  decisión de usar  Dekalb White, ya que las aves proporcionan una gran cantidad de huevos de primera calidad y con un buen peso de huevo . La granja  tiene casetas tipo aviario  con un total de 70 000 hembras de la misma edad. 

Implicados desde la etapa de cría

Niels participa en la cría de la parvada  desde el momento de trazar el plan de cría. El   selecciona la granja de cría junto con Alex Janssen, gerente  de ventas de Vepymo. «Quiero trabajar con un granjero que preste a las gallinas mucha atención. Suelo supervisar la parvada  unas seis veces durante la críaza. Quiero saberlo todo, pero no interfiero con la granja de cría. Es una cuestión de confianza y voluntad para trabajar juntos», explica el joven productor. 

Mantener el control

Niels es un productor de huevos que ve la importancia de estar en el galpón observando a sus aves . Por supuesto, utiliza la tecnología y los datos para monitorizar el proceso, pero es obvio que Niels ama a las ponedoras   y  disfruta el manejo de la crianza de sus paravadas . A menudo, son las pequeñas cosas las que marcan la diferencia, y él cree que una observación minuciosa implica tomar nota de algo que funciona ahora pero que podría fallar mañana. No utiliza los contadores de huevos, sino que los cuenta él mismo. «Completé algunos periodos de prácticas en los que no se supo durante un par de días, o incluso una semana, que los contadores de huevos no funcionaron correctamente. Eso es un desastre. Ahora, actualizo los calendarios de puesta cada noche. Eso me permite conocer las cifras mucho mejor», indica. El hecho de que Niels siempre compare los resultados de su granja con el estándar de jaula es una clara indicación de que pone el listón de desafío alto.

«Si veo que algo se sale de lo normal, actúo inmediatamente. Esta es la forma de evitar gastos de reparación», afirma Niels. Hasta que sus ponedoras  alcanzan una edad de 30 a 35 semanas, no duda en darles vitaminas adicionales o añadir colina o cobre. Esto lo ve como una inversión.  «Una nueva parvada  necesita tener un buen comienzo para lograr un buen resultado». 

La buena viabilidad es importante

Como los huevos de esta parvada  se vendieron «por pieza», el objetivo era llevar el peso del huevo hasta el mínimo necesario de 60 a 62 gramos lo antes posible y mantener estable el peso a partir de ese momento, o lograr una curva de peso del huevo lo más plana posible. Los huevos se vendieron como huevos de mesa hasta las 99 semanas, un periodo muy extenso, especialmente en un mercado con bajos precios para el huevo. Los últimos huevos tenían un peso de 65 gramos. El peso moderado del huevo ha ayudado a mantener la calidad de la cáscara, y también es beneficioso para lograr una buena supervivencia. 

Para garantizar el mantenimiento de una sólida viabilidad , Niels convierte la mayor cantidad posible de aspectos de la operación en procedimientos rutinarios, como un programa regular de control de insectos. Asimismo, al asegurarse de que las aves no agotan sus reservas durante los primeros 3 a 4 meses de producción, ha descubierto que las aves Dekalb mantienen un gran rendimiento hasta el final de su ciclo.

egg producer people layers niels quicken

Just make sure that everything is 100 percent in order and those 500 eggs will follow automatically.Hay que asegurarse de que todo esté en orden al 100 por cien y esos 500 huevos vendrán automáticamente.

egg producer people layers niels quicken
Niels Quicken
Productor de huevos de los Países Bajos
dekalb white results quicken layers